Periodistas destapan corrupción “Duque” . Contraloría y Procuraduría silencian

Periodistas destapan corrupción “Duque” . Contraloría y Procuraduría silencian

“En el gobierno del presidente Iván Duque la UNGRD se ha convertido en una caja menor de la politiquería y aún peor en un terrible foco de corrupción.” Comentario wiltonrizzo@ecosolidario.com.co El periodismo colombiano de investigación está reemplazando a los órganos de control del bolsillo de más vulgar Gobierno de Colombia, el de Iván Duque, un atleta de la maratónica carrera por hacer todo tipo de contratos con las regalías, entregar los presupuestos de la nación a sus amigos, escurrir lo que ellos consideran las tetas de la loba, a una manada con pintas de cómplices en sus pieles, de una network o red de trabajo sucio, con varios objetivos, entre ellos llevarse el presupuesto en emolumentos para pagar favores a quienes apoyaron su campaña, a quienes hacen parte del grupo de congresistas que salieron y no salieron electos en la contienda pasada por el poder 2022 2026 del Centro Democrático y de otros partidos, armar así, fuera del periodo presidencial el paralelismo de la derecha al partido que lo eligió.

Si algo doloroso debe tener Álvaro Uribe Vélez, el político colombiano más destacado en este siglo 21, es que en su generosidad y estrategia en los avatares políticos haya creado tantos “cuervos para que le saquen los ojos” y tantas hienas que se llevan hasta la carroña de los lavabos presidenciales.

Quiero en esta nota presentar mis respetos como ciudadano y periodista a Los Danieles & Cambio, a Daniel Coronell, a la Doble W, a Caracol Radio con Gustavo Gómez Córdoba y Juan Pablo Barrientos de Caracol Radio, a Sebastián Nohra, Valeria Santos y Camila Zuluaga de BluRadio y su programa Mañanas Blu.

Que diferencia en la Contraloría los colombianos pagamos a 33 mil funcionarios, muchos de los cuales hace parte de esa “Caja de Corrupción” que denuncia Daniel Coronell, de ese monstruoso aparato de perdición del progreso de Colombia, de la seguridad alimentaria, de la educación, de las vías y del desarrollo agrícola y desde la Contraloría, tal parece, que su preocupación es dejar un heredero de la corrupción en ese organismo, para que siga dando batuta a las grandes orquestas de bandidos que se empollan en esa entidad.

Ese aparato que le puso y le sigue poniendo palos a las ruedas del cambio.

Destacamos este párrafo que corresponde a la investigación realizada por Daniel Coronell, que “saca a flote” aquello que pasa en un organismo pegado a la Presidencia de Iván Duque.

Aquí empieza una escena del horroroso desastre que vive Colombia y que esto no pase desapercibido, como los millones de muertos y desaparecidos de la guerra en Colombia, que denunció la Comisión de la Verdad que orienta el padre de Roux.

Agregando a la investigación

Juliana Márquez Tono, madre de Iván Duque. Iván Duque Márquez, de viaje a sus riquezas.

“El revelador proceso que adelanta la Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia contra el senador Mario Alberto Castaño está sacando a flote cómo se roban esta entidad adscrita a la Presidencia de la República. Un enorme bolsillo del primer mandatario, con pocos controles, que el año pasado ejecutó un presupuesto superior a los 6 billones de pesos.

Hay un ejemplo ilustrativo. Uno de esos contratos por más de 17.000 millones de pesos, para evitar aludes en Manizales, fue otorgado al Consorcio San Miguel pero en realidad era operado por un contratista llamado John Alexander Sánchez, conocido con el alias de Pato, quien debía entregarle una considerable tajada al senador Mario Castaño.”

“Parecía una buena idea para un país que vive de una calamidad a otra. La Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD) estaba destinada a anticiparse a los desastres naturales –o provocados– para prevenirlos, salvar vidas, minimizar pérdidas y atender emergencias de manera eficiente. Sin embargo, en el gobierno del presidente Iván Duque la UNGRD se ha convertido en una caja menor de la politiquería y aún peor en un terrible foco de corrupción.”

“El revelador proceso que adelanta la Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia contra el senador Mario Alberto Castaño está sacando a flote cómo se roban esta entidad adscrita a la Presidencia de la República. Un enorme bolsillo del primer mandatario, con pocos controles, que el año pasado ejecutó un presupuesto superior a los 6 billones de pesos.

Hay un ejemplo ilustrativo. Uno de esos contratos por más de 17.000 millones de pesos, para evitar aludes en Manizales, fue otorgado al Consorcio San Miguel pero en realidad era operado por un contratista llamado John Alexander Sánchez, conocido con el alias de Pato, quien debía entregarle una considerable tajada al senador Mario Castaño.”

“Conversaciones grabadas entre fichas de Castaño no dejan lugar a dudas. Uno de los interlocutores es Juan Carlos Martínez, mano derecha del detenido senador, y el otro es Alejandro Noreña, quien gracias al padrinazgo de Castaño ocupó destacadas posiciones en la dirección administrativa del Senado y en La Previsora.

–Al Pato ya le salió una cosa, creo que la firmó esta semana o la firmó la semana pasada –dice Martínez– para firmar, güevón, 17.000.

–A juepucha –responde Noreña.

–Yo voy a supervisar esa vuelta, para que no le dé en la cabeza a Mario.”

“Otro de los partícipes en estos hechos de corrupción llamado Santiago Castaño, confesó ante la Corte, cómo usaron un anticipo de la UNGRD: “Juan Carlos Martínez me dice que toca dar el primer abono por 1.000 millones para el senador Mario Castaño, 260 millones para Alexander, alias el Pato, que eran para el pago de unos gastos y 300 millones más que Juan Carlos Martínez me pidió para él”.

La obra con sus adiciones aumentó su presupuesto a casi 18.000 millones pero la voracidad de Mario Castaño no tenía límite. Su hombre de confianza, Juan Carlos Martínez, cuenta lo que el senador le exigía al contratista: “Le pidió el 33 por ciento y quién es capaz de meterse en una vuelta de esas. Que 3.400 millones por un lado y 1.600 millones por otros, que son más de 5.000 millones”.”

“Además de llenarse los bolsillos con las coimas, el senador Mario Castaño quería quedarse con el crédito político de las obras que él había conseguido con el gobierno de Iván Duque. Se puso furioso cuando la Alcaldía de Manizales quiso atribuírselas en un mensaje de Twitter:

Castaño quería capitalizar electoralmente para él y para Iván Duque, las obras ejecutadas con sobrecostos y por debajo del nivel de calidad contratado. Inmediatamente respondió por la misma vía: “Ese si es el mayor cinismo GESTIONAMOS? ¿Quiénes? ¿En dónde? ¿Qué proyecto? Dejen de ser mentirosos e hipócritas… Muestre la copia de radicación del proyecto, Ese proyecto se presentó en la administración de Octavio Cardona (se refería al anterior alcalde de Manizales, apoyado por él) y lo elaboró Corpocaldas, lo ejecuta la UNGRD o sea gobierno Duque”.

No contento con las multimillonarias mordidas y el aprovechamiento político del proyecto, Castaño decidió que los concesionarios de las obras contrataran una parte de su ejecución con una empresa llamada The Ingroup SAS cuyo representante legal principal es su hijo Manuel Felipe Castaño Betancur, que tiene 25 años, la suplente es Gloria Lucía Betancur Ciuffettelli, la esposa del senador Castaño. “

Los papeles mercantiles muestran que la sociedad The Ingroup SAS fue fundada por el propio Mario Castaño en 2012.

Ingroup 2102

Es evidente que parte de la plata de la UNGRD llegó a una sociedad de Castaño.

Los expertos en prevenir riesgos nunca se dieron cuenta del que estaban corriendo los cuantiosos recursos públicos. Llegarán los aludes y las inundaciones, la plata de los contribuyentes no habrá servido para evitar muertes solo para enriquecer políticos.

https://cambiocolombia.com/opinion/los-danieles/la-caja-de-la-corrupcion

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *