ECOSOLIDARIO

Reinventar ¿La corrupción?

Reinventar ¿La corrupción?

wiltonrizzo@hotmail.com

La palabrita reinventar, es el ripio, la muleta y el bastón del lenguaje siglo 21, donde Covid19 arrasó vidas, no se llevó la corrupción, nos puso a usar guantes y caretilla, que benefician a los corruptos. ¡Contradicciones de vectores! Porque a los que llevan del bulto, los mandó a mamar hambre.

El Covid19 nos lleva a la renovación generacional obligatoria, a la interrelación sanitaria entre las personas, al rebusque para el día a día que el desempleo aceleró.

Covid19 permitió que muchos de los “gran” directivos de las empresas privada y públicas mantuvieran sus escandalosos salarios y privilegios e intensifiquen las brechas sociales, los problemas en una sociedad con ingresos extremos arriba que chocan con las pobrezas extreman de quienes sobreviven entre las migajas y los restos de comidas de los pulpos económicos. Es el vergonzoso feudalismo democrático de estos últimos siglos.

Tecnología monopolio élite

La tecnología demostró que es un producto que agudiza las diferencias sociales, no hay diversidad, es una, costosa para enriquecer a las multinacionales.

Entre tanto, Duque y su gobierno pregonan de una conectividad inexistente, la que hay es inalcanzable, profundiza las diferencias clasistas.

El gobierno a la pandemia respondió sobre endeudando a la gente productiva estirando los plazos de los créditos, inflando las cuotas y al paso de los días trepando los impuestos y los intereses por parte de su consentido financierismo, la peor amenaza a la estabilidad macroeconómica y la soberanía de las políticas económicas nacionales las cuales reproducen estructuras sociales ajenas al talento, adictas a ganancias inmediatas como el sistema colombiano en su amplia extensión.

Cariñitos DIAN

Por ahora desde la DIAN, con extraña ternura se llama a los deudores de impuestos a negociar, endeudados hasta el techo, sin trabajo y pocos o nulos ingresos, lo que viene es una escalada de embargos, perdidas de bienes y tras ellos un desfile de suicidas.

Tacañería feudo democrática

Las políticas de salud, digamos, fueron aceptables, las económicas y post pandemia recaen en las espaldas y el estómago de los colombianos, los alivios y las mitigaciones un engaño con pañitos húmedos y agua de panela con limón, para quienes tuvieron suerte, en los mal llamados donativos de los gobiernos, donde los 100 corruptos patrocinadores de campaña políticas de beneficiaron con los sobrecostos de la contratación.

El gobierno fue tacaño con su pueblo, que sumiso como siempre, borrego como de costumbre asumió con dignidad las pésimas decisiones socio económicas.  Duque fue generoso con sus patrocinadores de campaña autorizando contratos multimillonarios para compra de camionetas y publicidad en redes sociales.

El gobierno debió asumir los costos de la pandemia y no hacernos masajes cerebrales con el Presidente presentador donador de bondades virtuales, eso sí mostrando a sus ministros comprometidos alguno con posibles actos de corrupción como patriarcas de no sé qué nación.

-El Fiscal General, Francisco Barbosa, firmó la Resolución 0525, solicita al Fiscal Delegado ante la Corte Suprema, asuma hasta su culminación el conocimiento de las investigaciones con el aforado ministro de Agricultura, Rodolfo Enrique Zea. La alerta la envió la Contraloría General sobre el manejo opaco de una línea especial de crédito para el campo, a raíz de la emergencia del Covid19.

Hay que reconocer a la Contraloría, la Fiscalía y la Procuraduría su control oportuno, que puso freno a la oleada de criminales ensañándose como lo poco que alcanzó para el pueblo.

A los verdaderos patriarcas que lo eligieron los trató como a muebles inservibles, con el mote despectivo de “abuelitos” como personas inútiles y en tan poco tiempo olvido sus halagos de campaña política.

 

Deja un comentario

Cerrar menú
Abrir chat
Powered by