¡Relevo generacional es la convivencia permanente!

¡Relevo generacional es la convivencia permanente!

Con Jorge Cendales, Gerente General de la cooperativa Crediflores, entidad con 42 años forjando el modelo en la floricultura nacional dialogamos sobre la incidencia del vocablo relevo generacional, como un elemento lingüístico que separa en vez de unir.

Entrevista Wilton Rizzo

Bogotá, 5 de agosto de 2019

 ¿Qué opina sobre esto del relevo generacional?

Efectivamente es un término un poco distante y odioso para las generaciones, yo utilizo el termino transición generacional, es un acto humano  natural en la sociedad, es así como las generaciones que tengan una mayor edad y un mejor conocimiento y aprendizaje van transmitiendo a las demás esos principios, esos valores, ese conocimiento, con el fin de que lo apliquen a las organizaciones.

Naturalmente con esa combinación de conocimiento que tiene la persona joven, debe darse un proceso, no puede ser de la noche a la mañana o de lunes para martes, significa una convivencia que permita una transición que haga menos traumático esas condiciones de administración de las organizaciones.

 

 ¿Viabilidad, perdurabilidad de la cooperativa y su dirigencia?

En Colombia desde 1920 hay indicios de cooperativismo, llevamos muchos años transitando en este modelo que ha demostrado ser vigente a pesar de los cambios que se han dado en el mundo.

Sin embargo, notamos cada vez hay cambios más rápidos, más tecnología, más regulación y eso hace que estemos muy abiertos al pensamiento, a entender que hoy una organización puede ser viable, pero no perdurable, realmente lo único que la hace perdurable es involucrar en sus estructuras, en su cadena de asociados a población joven y adolescente.

Primero porque deben aprender los principios de la organización y de la economía solidaria desde que tengan uso de razón, es la única manera de garantizar que el modelo sea perdurable, podrán cambiar las épocas, cambiar la regulación, pero no los principios, ni los valores de economía solidaria, eso no se aprenden de la noche a la mañana.

Una población joven involucrada en la entidad nos garantiza que esos son los futuros administradores de la cooperativa y van a cuidar porque saben del esmero que nos costó construirla, van a entender los beneficios y servicios y van a permitir que ese legado continúe a futuras generaciones.

¿Cómo sienten a Crediflores sus asociados?

Nosotros por fortuna con 42 años -Crediflores nació justamente de los trabajadores de los cultivos de flores de la sábana, abrió su vínculo a muchas otras profesiones y actividades- seguimos siendo cercanos a la gente, con mayor presencia en la provincia más que las grandes ciudades, eso nos hace que conozcamos las necesidades muy primarias de los asociados y de sus comunidades.

Seguimos siendo muy claros en nuestra filosofía, la cooperativa tiene que pensar que las necesidades se van transformando, vamos a poner un ejemplo puntual -un joven no tiene prioridad de tener casa y carro, para algunas familias de nuestra generación sí lo era y es un sinónimo de estabilidad, ellos quieren estudiar, viajar, conocer nuevas experiencias y eso cambia sus prioridades.

Luego la cooperativa tiene que hacer una lectura de esta situación y comenzar a diseñar productos y servicios que satisfagan esas nuevas necesidades, que son las que el mundo de hoy determina, por eso, estamos pendientes de esos cambios que están dando en nuestra generación.

 ¿Es necesaria la participación sectorial en la política activa del país?

Siendo Colombia un país plural permitiría que en todas sus instancias pudiera participar miembros que se comprometan con la ideología más que con el partido, con la ideología del sector solidario y eso mismo permita que el Estado vea esa fuerza económica y democrática que tiene la economía solidaria, que a futuro tiene más incidencia, donde el ser humano está por encima del capital.

Entonces si me parecería importante por lo menos conversar del tema, sin meter partidos de por medio, es manejar la ideología y volverla una causa común.

 ¿Porque es bueno ser cooperativista?

Primero por la razón del ser humano por encima de cualquier otra condición, si uno fija los ojos en el mundo, muchos problemas que uno tiene es por la insolidaridad, por la falta de afecto, por la indiferencia, por la concentración de capital y eso es todo lo que combate el modelo solidario.

Si logramos tener más personas convencidas del modelo abra mucha más igualdad, equidad, educación, podremos tener mejores familias y realmente las crisis del mundo y de Colombia son de valores, ese es uno de los principales problemas.

Si eso lo resolvemos desde la economía solidaria, esto sería un mejor país y un mejor mundo.

Crecimiento y credibilidad en Crediflores

La confianza de las personas construye una entidad de carácter solidario, es construirla permanentemente, cuidarla mucho, trasmitirla y permitir que nosotros le apuntemos no solamente al asociado como persona individual sino a su familia, especial que la gente nos recomiende, que tenga un respeto por lo que somos y realmente por lo que representamos.

¿Decisiones sobre el resultado 2018?

La cooperativa hizo un análisis para mirar las necesidades de los asociados, la principal se llama educación, y de varias formas, porque entendemos que realmente si hay educación las personas podrán interpretar y conocer mejor el modelo solidario.

Ese es uno de los aspectos más importantes, revalorizados también los aportes de nuestros asociados que son uno de los elementos que lo hacen directamente por el vínculo de ser dueños de la cooperativa

Gracias a ese gobierno corporativo que tenemos con un consejo de administración, una junta de vigilancia, a la cual también le hacemos procesos de formación permanente, destacamos que el resultado  obtenido  a junio de este año, que a pesar de haber sido un año distinto al  pasado llevamos un resultado superior.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *