ECOSOLIDARIO

Rochdale, orientará al mundo para regresar a la nueva normalidad

Rochdale, orientará al mundo para regresar a la nueva normalidad

Para finalizar un ejemplo más que claro del porqué la Presidencia de la República, el Congreso de la República y las Altas Cortes deben dejar a un lado su retórica y tomar el modelo asociativo mutualista como parte de la solución social de empleo y progreso.

carlosrodriguezm1@hotmail.com

Cali, 18 de junio de 2020

Hace dos centenares de años entre los Países divididos por el canal de la mancha saltó a la vida jurídica un fenómeno que no era nuevo para aquel entonces pero que sí requería de alguna manera “formalizarlo” a través de una forma asociativa y darle rienda suelta a la ayuda mutua como parte de los principios que deben acompañar a las personas en su desarrollo integral. De tal magnitud fue ese fenómeno que hoy aglutina a más de 1.000 millones de seres humanos y que provocó un revolcón socio económico de grandes proporciones, pero sin acudir a un solo tiro para lograr su propósito.

No, no es lo que usted piensa, nada de socialismo, ni comunismo, ni chovinismo, nada de esas vainas, fue un fenómeno que surgió de la espontaneidad, de la necesidad de suplir nuevas necesidades, nació desde grupos de personas a las que se les apareció una problemática común, la llegada de un monstruo de hierro que como un dragón desplegaba que desplegaba tras de sí una enorme nube de gas blanco, se les apareció la máquina de vapor, ese fue el florero de Llorente para una sociedad basada en la mano de obra artesanal, un fenómeno disruptivo de tal magnitud que implicaba el camio de pensamientos y hábitos surgidos de una sociedad basada en la producción agrícola familiar hacia un mundo acompañado de máquinas que desplazaban de manera voraz la mano de obra del taller.

Todo este breve recuento histórico para destacar que para nuestros días el COVID 19 fue el florero de Llorente que a nuestra sociedad se le estalló en las manos y que servirá para bajarnos de la nube en que andábamos, una nube tóxica que tenía como centro de gravedad al poder y al dinero como meta final y única a costa de quedarnos sin oxígeno, sin flora, sin fauna porque claramente así lo señalan los indicadores que todavía marcan una constante y creciente depredación generalizada, todo ello al margen de los nobles propósitos de la ONU por una sociedad sin pobreza y sin carbono.

Ahora bien, cuando se leen las propuestas de organismos multilaterales como la OIT, la ACI y para nuestro Colombia Confecoop, definitivamente puedo concluir que el camino se allanó para que revivamos el espíritu de los pioneros de Rochdale en cabeza del inglés Robert Owen para que nos orienten sobre cómo volver masivo el pensamiento básico de la cooperación, aprovechando que ahora todo el mundo repite como un loro la expresión “solidaridad”, lo pronuncian con frecuencia los mandatarios, los gerentes de corporaciones, los futbolistas, los pilotos, los necesitados del trapo rojo, nuestros asociados, en fin, el concepto de solidaridad hace parte de la sopa diaria y es porque en el fondo, todos sabemos que es la única solución seria, tangible y de larga data frente a una problemática global que se podría volver incontrolable por su magnitud y por todo el tiempo que podría conllevar el retomar niveles de calidad de vida aceptables.

Para finalizar un ejemplo más que claro del porqué la Presidencia de la República, el Congreso de la República y las Altas Cortes deben dejar a un lado su retórica y tomar el modelo asociativo mutualista como parte de la solución social de empleo y progreso.

Este ejemplo se manifestó en la última semana de mayo cuando los propietarios del parque Panaca emblema del turismo ecológico de nuestra zona cafetera encontró una solución jurídica y práctica para no dejar marchitar la empresa hasta llevarla a su muerte jurídica, la solución cambió el respirador artificial que implicaba  la liquidación del parque por una sala de partos donde nació una nueva forma asociativa en la que los empleados del parque se convirtieron literalmente en dueños de la empresa que les generó ese vínculo laboral. Si eso no es solución, concreta, tangible y legal a una problemática muy seria de orden social y económica pregunto, cuál otra sería la solución?

Tan en serio es la propuesta de solución señoras y señores que en esta ocasión los invito para que busquen en Google las respuestas a las siguientes preguntas:

  • Cuá es el banco de carácter cooperativo más grande de Francia?
  • Cuál es la entidad asociativa de crédito más grande de américa del norte que aglutina más de seis millones de miembros y tiene a cargo a cuarenta y cinco mil empleados?
  • Qué forma jurídica tiene la mejor procesadora de productos lácteos en Canadá?
  • Cuál es el banco cooperativo alemán que acumula en activos más de $1.500 millones de euros?
  • Qué grupo económico cooperativo de España factura más de $12 mil millones de euros anuales.
  • Qué grupo económico cooperativo colombiano aglutina a más de 250 mil dueños y acumula activos por más de diez billones de pesos?

Si encuentra respuestas a estas preguntas, en mi humilde opinión no quedará duda de que el modelo socioeconómico de ayuda mutua renació para convertirse en solución concreta y de larga data para afrontar la actual crisis sanitaria.

Finalmente y para volver práctico éste sueño, urge que el gobierno nacional estudie y acepte la propuesta de borrador de decreto u ojalá a través de una reforma de la Ley cooperativa que Confecoop le dirigió a la presidencia de la república en el mes de mayo pasado y que usted puede consultar en el siguiente vínculo: https://confecoop.coop/wp-content/uploads/2020/05/Propuesta-Decreto-articulos2020.pdf

Deja un comentario

Cerrar menú
Abrir chat
Powered by