Ser más asesores que supervisores, misión Supersolidaria

Ser más asesores que supervisores, misión Supersolidaria

¿Qué es el Sarlaf?

Es un sistema de administración del riesgo de lavado de activos y financiación de terrorismo. Esa actividad es el último eslabón de un proceso de control de prácticas ilegales de toda índole

Los delitos de cuello blanco, terrorismo, procesos de corrupción que se dan en el país, los cuales necesitan algún mecanismo financiero para legalizar esos recursos que se han adquirido de forma ilegal y  tenemos que prevenir que nuestras entidades no sean sujetas a esas prácticas ilegales.

Es todo un sistema en que se tiene que evaluar los riesgos para prevenir esa situación.

Entrevista Ecosolidario – wrr

Cartagena 23 de agosto de 2019

Ricardo Lozano Pardo, Supersolidario, explica  cómo hacer una cultura  laboral, para que haya buena práctica del Sarlaf.

Considero que tiene que haber una transformación cultural y eso es una dimensión que depende de las altas esferas de la misión empresarial.

Hay que tender un proceso de conciencia de los riesgos que se están asumiendo cuando se tiene una empresa cualquiera que sea, pero en particular para efectos nuestros es importante se tenga esa dimensión en lo que es la economía solidaria.

Sarlaf es un sistema que previene ciertos riesgos de trabajo, que de no cuidarse dañan las empresas, la organización debe tener conciencia de una transformación cultural, que eso nos puede estar pasando en las entidades cooperativas o solidarias en general.

¿Qué papel desempeña aquí el oficial de cumplimiento?

Es importantísimo, toda vez que es el jefe del ejercicio propiamente de control, tiene que ser una persona idónea exactamente de lo que es su responsabilidad y de las implicaciones que tendría no hacer bien su trabajo, tiene que ser el oficial de cumplimiento de alto nivel.

¿El Consejo de Administración necesita un presupuesto independiente para manejar los costos del oficial de cumplimiento?

No necesariamente, le hemos hecho la recomendación de que las cooperativas en su estructura de costos pueden hacer ajustes destinando recursos de algunas actividades que se pueden dar o disminuir o remplazar y destinar al proceso de supervisión.

El presidente Iván Duque exigió mayor compromiso al sector solidario en cuanto se refiere a los corresponsales bancarios, porque tiene solo 0.02%.

Hay líderes del sector, que dicen que también hay una talanquera en la cantidad de normas para que funcionen los corresponsales bancarios cooperativos.

La talanquera no es por parte de la Superintendencia y dígamelo a mi que he entrado a revisar en detalle cada una de las solicitudes, lo que pasa es que hemos cambiado el esquema de rigurosidad de la evaluación, yo por definición, por profesión y conocimiento creo en la necesidad de revisar muy a fondo la estructura de costos de cualquier iniciativa y en este caso la corresponsalía me parece que es importante.

Hemos encontrado efectos que no son deseables porque la estructura de costos hace mella en la estructura general de costos de la cooperativa y ahí es donde hemos tenido reparos, hemos devuelto muchos trámites, no porque no queramos el tema de corresponsalía, sino al contrario estamos convencidos que es una práctica estratégica, pero hay que hacerla bien con estructura, conocimiento y análisis.

En los consejos de administraciones hay gente que no tiene un conocimiento suficiente de la normatividad. ¿Qué pasa con esas cooperativas no progresan, no avanzan, que puede hacer la Supersolidaria en este caso?

No solo no avanzan, existe el riesgo de que puedan llevar las cooperativas al fracaso por eso el mensaje que hemos querido dar en esta nueva administración, que los consejos de administración y toda la organización solidaria correspondiente tome conciencia de la importancia de escoger a sus mejores delegados para desempeñar las actividades de dirección.

Estamos desempeñando ahora una gestión de asesoría y acompañamiento a aquellos directivos que están llegando a la dirección, para que se apoyen en nuestro concepto, sabemos manejar las normas, las conocemos y sabemos las mejores prácticas.

Hemos cambiado un poco el esquema de lo que es la supervisión tradicional de ser el garrote y si estamos tratando de ser más asesores que supervisores.

¿Hay exceso de normas o es que algunas gerentes, directivos, delegados o consejeros no las entienden, no las leen y no las aplican.

Yo creo que hay dispersión de normas y lo otro si es una falta de conocimiento a profundidad del alcance de cada norma, vamos a hacer unificación de normas, para que haya un solo documento sobre el cual se puedan referir los diferentes directivos y tengan un referente único para efectos de que sea más fácil la aplicación de la norma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *