Sin Escazú, menos líderes, menos biodiversidad. Escasez mental del poder democrático

Sin Escazú, menos líderes, menos biodiversidad. Escasez mental del poder democrático

Proteger a líderes sociales ¡prioridad!

Si lo vemos desde el tema de líderes sociales y ambientales, en términos de atentados contra ellos es bastante alta ¿si no hay esa coherencia en donde firmamos, nos comprometemos, ejecutamos cómo protegemos a todos esos líderes de distintas instituciones?

En el campo se vive otra realidad

Vamos a salir con esas contradictorias como la aspersión con glifosato, que, por arreglar un problema, los cultivos ilícitos los radicarán con glifosato, van a contaminar el medio ambiente, incluso con la salud humana, esa incongruencia nos afectará.

Fernando Rodríguez Pinzón. Gerente de Cooperación Verde. Foto Issuu

El Congreso no entendió que somos el país más diverso del mundo

Wiltonrizzo@hotmail.com

Sobre Escazú, el fracking, líderes sociales expuestos, botaderos, lixiviados y producción de maderas, parlamos con Fernando Rodríguez gerente de Cooperación Verde, un hombre dedicado al cuidado del medio ambiente y que conoce este aspecto. ¿cuáles son las dificultades y consecuencias, que se ve abocado el país ante el rechazo del Congreso de la República de Colombia al proyecto de Escazú?

FR. Wilton, muchas gracias hemos hecho un trabajo en cooperación verde por 12 año en compromiso al sector cooperativo con el medio ambiente, desarrollo sostenible y de economía circular, nosotros teníamos una muy buena esperanza con que Colombia cada vez más fuera viviendo todos estos temas de objetivos de desarrollo sostenible y a nivel regional con el Acuerdo de Escazú, porque es una de las herramientas que empezaba a proteger políticas institucionales, inclusive líderes nacionales para la protección del medio ambiente.

Nos solo para nuestra generación sino también para las futuras, por medio están los recursos naturales que necesita la población colombiana y los futuros pobladores, entonces, desafortunadamente ahí se produce una gran contradicción, porque Colombia fue uno de los promotores en sacar este acuerdo adelante, cuando llegó al Congreso con el trámite de urgencia del mismo gobierno no tuvo el resultado que se tenía y prácticamente quedo hundido.

¿De qué tipo serían las consecuencias para el medio ambiente colombiano?  

FR. Pues la consecuencia más grande es que nos perdamos el 2º  puesto en la biodiversidad, somos el país más biodiverso del mundo,  al ritmo que vamos y con los temas de deforestación la perdida de paramos erupciones de c.o2, de no tener políticas fuertes para compensar esas emisiones con el reto que tenemos hasta el 2030, la conservación del agua, la minería ilegal, los desechos plásticos de un solo huso, bueno todas esas políticas que hay, y no porque no hayan leyes, las hay, el problema es ¡que no hay quien las lidere, las represente!

Lucharemos por conservar la biodiversidad, un compromiso de la gente para sus pueblos. WR

Líderes sociales llevan la peor parte

FR. Porque esos líderes que nos representen son los que más están expuestos, apoyan estas problemáticas, pero no tienen protección, este Acuerdo de Escazú era una de las fortalezas para proteger los lideres ambientales o líderes sociales, líderes de los derechos humanos y también ambientales.

Entonces si no se generan este tipo de políticas desde el alto gobierno va seguir pasando lo que está pasando, ¿Quién va a llevar a liberar un proyecto contra el fracking o contra la minería? Pues, fácilmente se tiene que ir o puede perder la vida y se van perdiendo esos líderes.

Así, en la realidad ya nadie va seguir liderando esos procesos para que la comunidad y las distintas instituciones resistan para sostener esos recursos naturales, que tenemos al ser el 2º país más biodiverso que tenemos.

Al igual que con los líderes sociales, quedarían debilidades medio ambientales: la aspersión con glifosato, la protección para evitar el fracking ¿cómo se puede mediar para solucionar esto?  ¿qué hacer?

FR. El gobierno tiene una necesidad muy grande de tener en el país la coherencia, que a nivel internacional se está hablando de cuidar el medio ambiente, de cumplir con los ejercicios de luchar contra la deforestación, realmente está en una contradicción con estas inconsistencias ¡así de concreto en el país!

Si lo vemos desde los líderes sociales y ambientales, en términos de atentados contra ellos es bastante alta ¿si no hay esa coherencia en donde firmamos, nos comprometemos, ejecutamos cómo protegemos a todos esos líderes de distintas instituciones?

Vamos a salir con esas contradictorias como la misma aspersión con glifosato, que por acabar o arreglar un problema, los cultivos ilícitos los radicarán con glifosato, van a contaminar el medio ambiente, incluso con la salud humana y sencillamente esa incoherencia va hacer que nos afectemos, por otro lado, en el campo la realidad es otra.

Entonces, este es un tema bien fuerte, de que, si vamos a luchar por el medio ambiente que sea algo real, concreto y que se haga el control de negocios ilícitos de una forma sostenible.

¿En la ruleta del Congreso de la República el fracking le ganó acuerdo de Escazú?

FR. Exactamente, entonces el gobierno promueve que vamos bien a nivel regional, casi qué mundial de llevar retos de conservación ambiental, pero aquí el gobierno diría casi que, con el Congreso y el partido, que en este caso es el centro democrático, que es el que más tiene posición dentro de las decisiones del Congreso, en ultimas va diciendo que lo que genera el desarrollo es capitalista, lo que deja grandes utilidades, que mucho aspecto de contaminación de intereses es el contrapeso.

En ese absurdo, es donde Colombia queda expuesta a que realmente en la ejecución vamos a seguir por esa ruta del deterioro de nuestros recursos, y por eso no les conviene que haya mucho líder social ni ambiental, tratando de frenar la devastación ambiental a nivel regional o local, hay ciertos intereses que se contraponen: entre lo ambiental y lo productivo, lo que es de alta rentabilidad para los diferentes grupos económicos.

Fernando, en este aspecto está encima de las ciudades los grandes depósitos de basura como Doña Juana y Mondoñedo con los lixiviados, usted sabe si hay algo sobre el tapete gubernamental para mitigar estos contaminantes tóxicos de alta peligrosidad?

¡Si hay! ya de por medio, vemos una necesidad cultural, que en países desarrollados va muy adelante y nosotros creo que a nivel de algunos municipios pequeños se está haciendo un primer ejercicio, que es el de capacitar, culturizar y educar a la población para el manejo de los residuos, desde el gobierno no hay esa presión para el manejo con beneficios, subsidios, va a hacer muy difícil hasta clasificar residuos, y en ultimo todos los residuos  y todo lo que se haga y se pueda reciclar va llegar a los botaderos, y no van a tener capacidad,  siendo que doña Juana está casi que sobresaturado, en el entendido que la contaminación ambiental,  por esas zonas,  desafortunadamente los pobre son los que viven por ay alrededor de esos focos contaminantes.

Por tanto, están consumiendo todo eso, porque los residuales pueden llegar hasta al nivel del agua, eso penetra por todo lado y en algún momento va a contaminar, y lo peor de ese círculo vicioso, es que genera unos costos altos, una contaminación y no hay política desde Bogotá, de donde más se generan desechos, en las grandes ciudades donde se origine ese manejo de desechos desde la fuente.

No hay promoción de las cooperativas de recicladores, que hay ahí un nivel bien alto de reciclaje tenemos una gran oportunidad y poder generar agro industria o más que agro industria es trasformación de esos desechos.

Hay muchas empresas, pero, creo que en realidad los volúmenes que procesan no son tan altos para manejar en lo que se llama la economía circular, ojalá el gobierno fortaleciera bien la prohibición del plástico de un solo uso.

Imagínese un tinto lo sirven en un vasito coge el vaso se toma el tinto en 2 segundos y eso van parar en miles de miles a los basureros, durante muchos años, así las cantidades son bastantes enormes y con muchas repeticiones.

En países desarrollados hay tecnología para ese plástico, primero para que no se utilice una sola vez, sino que se puedan utilizar en otro tipo de material, eso va a generar otro tipo de economía sostenible al convertirlo en algún otro producto, en empaque o embalaje.

Colombia tiene que trabajar bastante y hay mucho ejemplo a nivel mundial lo vimos en los premios Latinoamérica, y puede tener muy buenos resultados, inclusive para la misma reactivación económica con generación de empleo.

Fernando ¿cómo va Cooperación Verde en la producción y transformación de la madera?

Transformación de la madera en Cooperación Verde. Foto Unep FI.

FR. Desde el punto de vista de trasformación nos ha funcionado bien, en términos de que el producto el árbol la madera y la trasformación, tanto de madera legal, como los residuos para esa trasformación tiene ya un producto final, un comercio y estamos, antes como colgados en poder crecer, ese tipo de producción es nuestra tarea los últimos 2 años.

Pero eso depende del capital de trabajo, de la agroindustria, que tengamos maquinaria de mayor proceso de trasformación de madera, con un producto que se llama contrachapado, pero desafortunadamente la pandemia, el paro han alterado los costos de flete, más los temas de mora, por los conteiner, por los buques, el puerto y los paros, todo eso han retrasado el proceso, yo creo que en más de 6 o 8 meses, todo eso implica costos desgastes.

Digamos que estamos pendientes de que eso llegue, ponerlo a funcionar lo más rápido, para que podamos procesar madera mucho más rápido en esos niveles, que el proceso funcione en un término mediano, por decir algo, en esa trazabilidad nos falta ser más eficientes, con sacar más madera ¡ya la plantación tiene 11 años!

¿La producción anual de cuanto es para que nos acerque a unas cifras aproximadas?

El 2018 logramos con producto propio de trasformación directa como 160 millones de pesos, después logramos saltar con 250, el año pasado llegamos a 430 millones de pesos y este año teníamos una meta de 2 mil millones de pesos, que creo, que ya se nos distorsiono por esos 8 meses de retraso de la maquinaria, la meta es llegar por lo menos a los 800 mil millones de pesos, con la trasformación actual que tenemos.

Comenzando a incorporar la máquina, aunque sea los últimos meses nos de una generación de mayor volumen, ya es una línea mucho más completa, más tecnificada, menos costos en mano de obra; para madera más gruesa hará que sea mucho más rentable el procesamiento de la madera con mayor volumen, lo bueno es que ya tenemos algo del mercado, asegurado con la ayuda comercial de cable centro, eso va a implicar que ya no tenemos que hacer ese desgaste de comercio y la venta del producto final.

Muchas gracias Fernando muy amable le deseo muchísimos éxitos.

Muchas gracias Wilton muy amable, y que bueno que estemos preocupados por estos aspectos, que nos podamos concientizar mucho, porque realmente hay cosas que no se notan o no quedan bien ilustradas, a pesar que no seamos los más expertos en eso, si es muy necesaria, porque ahí está el futuro de nuestro planeta y de nuestras generaciones, y si no aprovechamos y empezamos a concientizamos con conocimiento, sencillamente vamos a quedar ya no como el 2 país más biodiverso sino el más deteriorado con el impacto ambiental.

Foto: https://www.france24.com/es/medio-ambiente/20200809

Colombia no ratificó el Acuerdo de Escazú. El Congreso acalla. ¡Silencio cómplice del gobierno!

Comunidad Indígena entrando por el caño a Laguna Cacao durante Expedición Guaviare 2021, Colombia. ¡Acuerdo de Escazú ahora!: el mensaje de la Alianza por este tratado en el Día Mundial del Medio Ambiente. © @camilodiazphotography – WWF Colombia

El Acuerdo de Escazú es una oportunidad de diálogo en la coyuntura actual en la que se requiere aunar esfuerzos para trabajar en cada una de las propuestas que el país debe sortear para alcanzar las metas y compromisos para lograr un desarrollo sostenible al 2030.

Bogotá, 5 de junio de 2021. Hoy, a propósito del Día Mundial del Medio Ambiente, y en un escenario de profunda crisis que hace evidente la necesidad de proteger a todos los colombianos y a quienes defienden la naturaleza, la Alianza por el Acuerdo de Escazú reitera al Gobierno Nacional la necesidad de impulsar de manera urgente la ratificación de este visionario tratado que promueve la protección de personas defensoras del ambiente.

Colombia ha realizado importantes avances en materia ambiental, pero aún enfrentamos grandes desafíos como el déficit de protección a la participación ciudadana y a la justicia ambiental. El Acuerdo de Escazú brinda herramientas para un diálogo como el que el país necesita en este momento.

Vanessa Torres, subdirectora de la organización Ambiente y Sociedad, la cual hace parte de la Alianza por el Acuerdo de Escazú en Colombia, puntualiza que en medio del contexto nacional el Acuerdo es una herramienta fundamental para impulsar consensos, espacios de diálogo, unir a la sociedad en el marco de la protección de las personas defensoras del ambiente. “Es importante recordar que el Acuerdo Escazú busca regular y articular los derechos socio ambientales y derechos humanos y que ha involucrado a la participación ciudadana desde el día cero”.

El Acuerdo de Escazú entró en vigencia el pasado 22 de abril después de haber sido ratificado por 12 Estados. Ahora es necesario que Colombia asuma el compromiso, que manifestó con la firma de este el 11 de diciembre de 2019, como una oportunidad histórica, para fortalecer la paz, la democracia ambiental y la seguridad de las personas que trabajan en la defensa del ambiente.

Colombia firma “Acuerdo de Escazú” en pro del medio ambiente y los derechos humanos

Nueva York (dic. 11/19). El Embajador Guillermo Fernández de Soto, Representante Permanente de Colombia ante Naciones Unidas, suscribió el “Acuerdo Regional sobre el Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales en América Latina y el Caribe”, denominado Acuerdo de Escazú. https://www.cancilleria.gov.co/newsroom/news/colombia-firma-aEl avance de Escazú en el país

El 12 de diciembre de 2019, el gobierno de Colombia se comprometió a ratificar el Acuerdo de Escazú, tras reconocer los importantes avances en la normativa sobre democracia ambiental en el país. El pasar de los días desdibujó el impulso que el gobierno le pidió al Congreso de la República para lograr su ratificación y tras la firma del 11 de diciembre de 2019 el Acuerdo tuvo que esperar 7 meses para su presentación en las comisiones segundas del Senado de la República y la Cámara de Representantes.

Te puede interesar: Más de 60 organizaciones de la sociedad civil se unen para solicitar al gobierno la ratificación del Acuerdo de Escazú

El Acuerdo fue presentado con mensaje de urgencia el 20 de julio de 2020 y a partir de ese momento inició el debate, que trajo como resultado dos audiencias públicas y un foro regional. Este miércoles 9 de junio a las 9:00 a.m. se reabre el debate. Por ello es importante recordar 8 de las múltiples virtudes de este tratado que podría promover el escenario de diálogo ambiental que el país necesita.

De acuerdo con Mauricio Cabrera, Asesor en Relaciones de Gobierno y Relaciones Internacionales de WWF Colombia, “la difícil situación de seguridad de los líderes ambientales y sociales en el país, hace imperativo mostrar señales claras por parte del Gobierno Nacional y del Congreso de la República que evidencien su voluntad de protegerlos y que les permita ejercer sus derechos sin temor”.

Sobre el Acuerdo de Escazú:

  1. El Acuerdo de Escazú es un ejercicio de soberanía del gobierno nacional, por lo tanto, no se ve afectada la soberanía sobre los espacios terrestres, marítimos o aéreos del territorio nacional y mucho menos la capacidad para decidir sobre ellos. Por el contrario, el objetivo del Acuerdo es proteger los derechos de acceso a la información, participación y justicia en asuntos ambientales, así como garantizar seguridad a quienes promueven y defienden los derechos humanos en asuntos ambientales.
  2. El Acuerdo garantizará los derechos de las personas defensoras de derechos humanos en asuntos ambientales, por ello busca que los Estados que lo ratifiquen garanticen entornos seguros y libres de violencia para el trabajo de las personas, asociaciones, organizaciones o grupos que promueven la protección del ambiente.
  3. El Acuerdo de Escazú cuenta con órganos para facilitar la implementación de las obligaciones para los países que lo ratifiquen, pero este no otorga facultades especiales a Cortes, Órganos y Organismos internacionales para que intervengan en las decisiones que los países que ratifiquen el tratado deban tomar en materia ambiental.
  4. El Acuerdo de Escazú sigue la práctica internacional de los Acuerdos Multilaterales Ambientales en materia de solución de controversias, la única obligación para los Estados es esforzarse por resolverla por medio de la negociación o cualquier otro medio que los Estados consideren aceptable. Sin embargo, faculta a los Estados para que se acojan o no a la jurisdicción de la Corte Penal Internacional.
  5. El Acuerdo de Escazú mantiene las reglas de daño ambiental que Colombia aplica hace más de 20 años, cuando incorporó en su normativa ambiental la dinamización de la carga de la prueba y por tanto este no pone fin a la presunción de inocencia en materia ambiental.
  6. Con la ratificación del Acuerdo de Escazú no se modifican las reglas del derecho internacional, los sujetos que pueden acudir a las jurisdicciones internacionales o nacionales se mantienen. Sin embargo, la definición de público a la que se refiere el artículo 2 se refiere a todas las personas naturales y jurídicas nacionales o sujetas a la jurisdicción del Estado.
  7. El Acuerdo aumenta y garantiza la seguridad jurídica sobre todo porque su contenido está en sintonía y permite acoger las directrices de organismos multilaterales como la OCDE y el BID. Los estudios de la OCDE y los estándares de la Banca Multilateral incorporan garantías asociadas con los derechos de acceso y políticas de sostenibilidad en línea con las disposiciones del Acuerdo de Escazú.
  8. El Acuerdo fortalece la institucionalidad ambiental, políticas públicas y procedimientos ambientales y es un instrumento para el fortalecimiento de capacidades y la cooperación internacional. Contiene disposiciones que le permitirán a Colombia superar las ambigüedades actuales que tiene la legislación ambiental y también señala la necesidad de promover y fortalecer la cooperación y fortalecimiento de capacidades, en los niveles internacional, regional, nacional, subnacional y local.

Por un futuro en el que los humanos vivan en armonía con la naturaleza.

https://www.wwf.org.co/?367213/Acuerdo-de-Escazu-ahora-el-mensaje-de-la-Alianza-por-este-tratado-en-el-Dia-Mundial-del-Medio-Ambiente

El Congreso de Colombia no ratificó el Acuerdo de Escazú

Luego de más de tres intentos en el último año para que la ratificación fuera votada, este domingo, al término del actual periodo legislativo; no se avanzó en el debate.

El Congreso colombiano dejó hundir la ratificación del Acuerdo Regional sobre el Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales en América Latina y el Caribe, conocido como Acuerdo de Escazú.

El Legislativo no votó el proyecto firmado con mensaje de urgencia por el Gobierno de Iván Duque.

Luego de más de tres intentos en el último año para que la ratificación fuera votada, este domingo, al término del actual periodo legislativo, no se avanzó en el debate.

Hubo varios aplazamientos en las comisiones segundas del Senado y la Cámara de Representantes. Incluso, se presentaron ponencias a favor y en contra.

La votación se convocó inicialmente para el pasado jueves 17 de enero, pero según relata el diario El Espectador, el Congreso convocó plenaria a las 10 a.m., lo que impidió que se continuara con la votación, que estaba programada entre las 9 a.m. y 10 a.m., y no es permitido hacer dos sesiones al tiempo.

El mismo medio indica que los senadores Juan David Vélez y Paola Holguín, del oficialista Centro Democrático, presentaron ponencia negativa y expusieron argumentos en contra del tratado en intervenciones tan extensas, que la sesión tuvo que suspenderse por falta de tiempo.

Luego, se esperaba que el debate se convocara para el sábado 19 de junio y para este domingo 20, plazo final, pero no fue así.

El senador opositor Antonio Sanguino, de la Alianza Verde, asegura que se trata de “una ‘maniobra’” por parte del partido de Gobierno.

El procedimiento legislativo fue retrasado por casi once meses por un grupo de congresistas, varios del partido de Gobierno (Centro Democrático) y los gremios más importantes del país que desaprueban su contenido.

Varios políticos y organizaciones criticaron al Gobierno por no citar a sesiones extraordinarias al Congreso para la ratificación del tratado ambiental.

El senador Iván Cepeda, escribió en Twitter: “¿Y por qué el presidente Duque no cita a sesiones extraordinarias al Congreso para aprobar el Acuerdo de Escazú? Su compromiso con la defensa del medio ambiente es solo discurso para agradar a la comunidad internacional y a la ONU. Lo suyo no es la ecología, sino la cosmetología”.

Desde la Casa de Nariño solo ha habido silencio. Pese a habérsele preguntado si lo haría, se han abstenido de responder. Sin embargo, fuentes del Ministerio del Interior indicaron que en el tema no entrará en la discusión de las sesiones extraordinarias. Únicamente se incluyó un trámite por sobretasa a la gasolina.

Antonio Sanguino responsabilizó a los congresistas de la bancada de Gobierno en la misma red social: “El Uribismo y su coalición en las Comisiones Segundas hundieron Escazú”.

El Acuerdo de Escazú entró en vigencia el pasado 22 de abril, Día de la Tierra. Es el primer tratado ambiental regional vinculante y el primero en el mundo que incluye disposiciones sobre los defensores ambientales.

Ya 12 países lo han ratificado, Guyana, Antigua y Barbuda, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Panamá, San Vicente y las Granadinas, Saint Kitts y Nevis, Santa Lucía, Uruguay, Argentina y México.

Pero Escazú no es el único tema ambiental que obtuvo la negativa del parlamento colombiano. En días pasados, también se hundieron proyectos de ley para prohibir el fracking en el país suramericano.

El sitio web de la Agencia Anadolu contiene sólo una parte de las historias de noticias ofrecidas a los suscriptores en el Sistema de Difusión de AA News (HAS), y en forma resumida.

https://www.aa.com.tr/es/mundo/el-congreso-de-colombia-no-ratific%C3%B3-el-acuerdo-de-escaz%C3%BA/2280211

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *