Sistema nacional de redes colaborativas - Confecoop

Sistema nacional de redes colaborativas - Confecoop

‘La economía social y solidaria es un sistema socio económico completo en su concepción, con un sello inconfundible y una identidad propia basada en el humanismo social.

Esa es nuestra diferencia, no otra.

Somos distintos desde lo fundamental, desde la identidad original dada por los pioneros. 

No podemos vivir comunitariamente cuando todos los vínculos se basan en la competencia.

La obsesión por competir incluso entre nosotros mismos, tiene sabor a traición a nuestros principios’.

Guillermo Arboleda Gómez

Medellín, 13 de agosto de 2022

Material cedido al Universo Digital Ecosolidario

Si yo fuera gerente de una cooperativa haría lo siguiente:

1. Recuperaría la identidad Cooperativa. Conservar el núcleo.

Los valores y principios solidarios y cooperativos deben convertirse realmente en el motor de nuestras luchas. Desconocer nuestra identidad, copiar esquemas ajenos, solo contribuye a confundirnos y a hacernos más desconocidos. La pérdida de nuestros rasgos originales nos va haciendo aptos para la clonación.

Ganaremos peso si somos originales para ser distintos.  Las organizaciones sociales y solidarias conviven en un medio económico que las contaminan con prácticas viciosas y les coarta su evolución.

La economía social y solidaria es un sistema socio económico completo en su concepción, con un sello inconfundible y una identidad propia basada en el humanismo social. Esa es nuestra diferencia, no otra. Somos distintos desde lo fundamental, desde la identidad original dada por los pioneros.  No podemos vivir comunitariamente cuando todos los vínculos se basan en la competencia. La obsesión por competir incluso entre nosotros mismos, tiene sabor a traición a nuestros principios.

2. Propiciaría nuevos ingresos por actividades conexas al metamercado financiero.

Crearía nuevas unidades de negocios en red, para darle un servicio integrado a nuestros asociados, tales como almacenes, agencias de turismo, agencias de seguros, empresas de vivienda, entre muchas otras, conectando el crédito con el consumo, para evitar el escape de flujos que nosotros permitimos y que fortalece la economía capitalista.

Además conectaría oferta y demanda en red en la misma base social, para que la producción que hacen nuestros asociados en sus unidades productivas, la puedan vender a posibles consumidores dentro de esa misma base social.

3. Establecería vínculos diferentes con los asociados, más allá del producto y enfocado al proyecto y mercadeo social, creando comunidad alrededor de la marca cooperativa, dándole un sentido o significado incluyente y solidario.

4. Implementaría un modelo de educación diferente al actual.

La orientaría como un modelo común y prerrequisito para directivos y asociados, orientándola a transformar la cultura capitalista y consumista de nuestras bases sociales, en los temas que emergen de las redes de colaboración y poder sanar la sempiterna fractura, desequilibro o incoherencia de la ecuación: doctrina y práctica.

Mediante un modelo educativo propio y autónomo formaría en: Autogestión, agricultura regenerativa, prosumo, consumo responsable, comercio justo, finanzas éticas, moneda social, economía del cuidado, economía del decrecimiento, desarrollo local y endógeno y los objetivos del buen vivir.

Y reforzaría con asignaturas orientadas al pensamiento, sentimiento y acción solidaria, sociedad y entorno, gestión moderna de organizaciones, tecnologías productivas, TICs. y gestión de proyectos.

Dato de Fecolfin: 76% de los créditos son de Consumo, lo que muestra que nuestras bases sociales están cooptadas por la cultura consumista de la economía de capital.

5. Monitorear permanentemente las megatendencias, los avances tecnológicos y los métodos modernos de planeación, prospectiva y gestión empresarial.

¿Quién lo hace?  quién investiga hoy en las cooperativas y en el cooperativismo?, ¿quién está al tanto del futuro?

Hoy somos seguidores pasivos y por ende reactivos ante el fenómeno del cambio y por eso los padecemos.

6. Crear un modelo de negocios centrado en el asociado, para darle valor a éste, puesto que la cooperativa es un medio, no un fin.

Se debe empezar por conocer y segmentar muy bien y en detalle la base social, para hacer productos y beneficios sociales diferenciados y no masivos e iniciar ya procesos de Inteligencia Artificial para facilitar esta importante tarea, puesto que las cooperativas tienen muchos datos más no información y ésta es una competencia  o valor central para el desarrollo futuro.

7. Promovería una integración diferente y complementaria a la gremial: La económica, a través de redes de colaboración solidaria.

Hoy no existe un ente de integración que ordene el crecimiento y el desarrollo del cooperativismo. Muy pobre participación en el PIB (menos del 4%). Muy pobres en expresiones en el sector de distribución, consumo y producción.

Hoy la organización gremial no es un modelo de integración económica. Nuestra participación no puede ser episódica en el desarrollo del país y debemos ser protagonistas históricos en los momentos cruciales de la vida nacional.

Hoy el avance de las cooperativas como empresas individualmente, no concuerda con el avance del cooperativismo como sistema o movimiento nacional.  Somos un cooperativismo virtuoso por dentro, pero invisible hacia afuera.

8. Promovería la participación en política desde la economía solidaria.

Hoy sufrimos la política, porque no la hacemos.

Por eso los gobiernos nunca nos han mirado como una fuerza coadyuvante del desarrollo, sino como sujetos de impuestos y supervisión exacerbada e intervencionista, que restringe nuestra autonomía y no permite un crecimiento más fluido y sostenible del sector, porque esas limitaciones legales que nos imponen desde el gobierno se hacen desde una extrema racionalidad económica que desconoce nuestra naturaleza social y solidaria.

9. Haría una comunicación y una publicidad institucional diferente a la tradicional que hoy es mecanicista y se basa en la funcionalidad del producto y no en lo social.

Los productos son mucho más que “cosas”, son significados y conceptos con profundo arraigo social. Transmitiría el significado solidario a los asociados (Brand ideology).

Aprovecharía la presencia en espacios proxémicos o cercanos a las comunidades rurales, apoyando y reforzando las expresiones de identidad territorial y profundizando en ellas la asociatividad y las cooperativas ( para mí es la mejor publicidad posible).

No podemos seguir haciendo la trillada publicidad promoviendo tasas de interés en las cooperativas de actividad financiera, llevándonos a combatir en el mismo terreno del capitalismo y utilizando sus mismas armas, exacerbando la competencia a ultranza en vez de la cooperación como su antítesis.

10. Integraría el Crédito al consumo para evitar el escape de flujos, promoviendo redes colaborativas y estimulando la creación de cooperativas en el sector de la distribución y el consumo.

11. Iniciaría alianzas para desarrollar procesos de Inteligencia Artificial (que provea información para mejorar la toma de decisiones) y desarrollos en dirección de la banca exponencial y el metaverso.

12. Diferenciaría las estrategias de  mercadeo de conquista y de retención. Le daría preminencia y valor estratégico, en especial al segmento de adultos mayores y crearía la nueva generación de niños y jóvenes del cooperativismo.

Esta es la estrategia del sistema nacional de redes colaborativas…

Este es el despliegue táctico acciones a seguir desde Confecoop Nacional

PDF V 2 CONF MEGATENDENCIAS CONFECOOP

V 2 CONF MEGATENDENCIAS CONFE RISARALDA
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *