Tania de Venezuela, el corazón de América que canta y alegra las navidades

Tania de Venezuela, el corazón de América que canta y alegra las navidades

Edición wiltonrizzo@ecosolidario.com.co “Solo Quiero Ser” quizá una de las mejores canciones que sin ser salsa se entronizó con esa modalidad en Colombia, el contenido de ese sencillo, trae consigo poesía y filosofía en la voz venezolana de Tania. Que la recordamos en varias latitudes del planeta con una ‘Parranda en Navidad’. Tania Salazar Rodríguez nace en Caracas el 16 de noviembre de 1952, hija de Jesús Salazar Meneses y Gloria Rodríguez, es una nota deleitante que nos regala www.telesurtv.net

“Ella ha paseado con solvencia su calidez y repertorio por los predios de la música tropical. Tiene una particular hoja de vida Tania Salazar, Tania de Venezuela, la que popularizó continentalmente muchos temas, y la legendaria Parranda en Navidad. Contar con su presencia y su voz es siempre una maravilla no solo en Venezuela sino en la América Latina y el Caribe.

Ella ha paseado con solvencia su calidez y repertorio por los predios de la música tropical. Tiene una particular hoja de vida Tania Salazar, Tania de Venezuela, la que popularizó continentalmente muchos temas, y la legendaria Parranda en Navidad. Contar con su presencia y su voz es siempre una maravilla no solo en Venezuela sino en la América Latina y el Caribe.

Tania Salazar Rodríguez nació en Caracas el 16 de noviembre de 1952, aunque algunos investigadores sostienen que fue el 11 de noviembre, siendo hija de Jesús Salazar Meneses y Gloria Rodríguez, quienes habían llegado a la capital venezolana procedentes del estado insular de Nueva Esparta, en el oriente venezolano.

Solo quiero ser

Es bueno considerar el vínculo musical entre Tania y su madre. Gloria Rodríguez fue cantante y llegó a presentarse al lado de Héctor Murga, de Marina Auristela Guánchez, Luis Alfonzo Larrain y Magdalena Sánchez, pero las ansias artísticas de presentaciones prácticamente se le acabaron cuando se casó con Jesús Salazar y le dio estructura a la familia, hijos incluidos. De ellos solo Tania seguiría el camino maternal. Habrá que considerar también la vena autoral de Gloria, lo que permitió que con el tiempo Tania fuera dueña de un repertorio propio, profundo y vivencialmente materno.

Tania y su mamá

Pantallazo de Youtube – Google.

A los cinco años la precoz hija de Jesús y Gloria ya se había presentado en televisión. Su abuela materna la apoyaba y la estimuló a estudiar, por lo que Tania comenzó con clases de canto y de piano, también de cuatro, instrumento con el que se pudo acompañar en diversas ocasiones. (También llegaría al magisterio y a la universidad). Cuando entró en firme al mundo de la televisión ya Raquel Castaños y Caridad Canelón estaban allí.

A los 11 años grabó su primer 45rpm y cuando el televisivo canal 8- CVTV abrió sus puertas, se fue para allá. Tenía 12 años de edad.

Vete a llorar al río

No pasaba inadvertida la jovencita y en el sello discográfico Vega, que había realizado exitosas grabaciones, entre ellas a Juan Vicente Torrealba, Adilia Castillo y Billo Frómeta la firmaron por un año. Así se dio a conocer el LP “Campiña mía”, con música tradicional y popular venezolana. Es en este álbum donde además de Pajarillo y El Cardenal está el éxito Gracias a Dios, de la argentina Mercedes Simone. “Gracias…Gracias a Dios que de alegrías tengo lleno el corazón/ soy como un ave que siempre canta/ soy primavera perfumada de ilusión”.

para esa primera grabación Tania fue acompañada nada menos que por el conjunto del maestro Rafael Ochoa, el mismo que acompañó a Eleazar Agudo, Antonio Heredia, y al Cazador Novato entre otros.

Después de esa grabación se produce el primer viraje de su carrera. Tania se integra a “El Club del Clan”, programa televisivo por el que pasaron Trino Mora, Nancy Ramos, y hasta el grupo Los Darts. El Pop hacía de las suyas en toda la región. Chucho Avellanet en Puerto Rico, Palito Ortega en Argentina, Trini López en EEUU-México y Roberto Carlos en Brasil surgieron en ese entonces.

Tania pasó de la música venezolana a la balada, al pop, siguió en las pantallas televisivas y por esa vía fue llamada a integrarse a Los Naipes, el legendario grupo fundado y dirigido por Luis Cruz, talentoso compositor, vocalista y director, autor del Cumpleaños Feliz, La Luna y el Toro, Ingenua (Dumbi dumbi) y Déjalo que se vaya entre otros temas. Por Los Naipes pasaron voces memorables como las de Mirla Castellanos, Mirtha Pérez, Nilda López y Tania Salazar.

Déjalo que se vaya (Los Naipes)

Se integró como voz solista femenina a Los Naipes en 1967 ( a sus 15 años) y fue allí donde definió su perfil artístico y saltaría a la popularidad con temas como “Déjalo que se vaya” y “Desilusión”. Después de unas cuantas giras, contratos y 3 LP Tania decidió salir de Los Naipes para ser solista y como tal la presentó Renny Ottolina durante una semana en su programa estelar en CVTV- canal 8.

Hubo otros intentos un tanto infructuosos por consolidarse y estaba por declinar en su carrera cuando Víctor Mendoza, dibujante y arreglista del sello TH (Top Hits) pasó a ser su productor, y fue el artífice de su nueva etapa. Se escuchan en la radio todavía temas en su voz como Regresa Corazón, Playas de mi tierra, Enamorada, Campesino de mi tierra, Ola de la mar, Juan y Di corazón, entre otras, de una larga lista coleccionada en una serie de discos con el sello TH producidos por Víctor Mendoza quien además compuso varios temas para ella, al igual que la madre de Tania, Gloria Rodríguez, quien estuvo dotada de una gran capacidad como vocalista y como compositora, destacando en temas que reflejaban sus vivencias, con contenido protestatario, como Juan y Campesino de mi tierra.

Enamorada

Tania también contó con producciones de Hugo Blanco y luego de grabar junto a Andy Montañez el tema “Son de Madera” en homenaje al malogrado grupo Madera, que perdió muchos integrantes en las aguas del río Orinoco en 1980, Tania y Andy decidieron hacer un LP completo, que contó con buena aceptación sobre todo con el tema “Canción” del poeta cubano Nicolás Guillén.

Son de Madera

La variedad rítmica

Tania también incursionó en el merengue dominicano de la mano de Manuel Tejada y Sonny Ovalles.

Un detalle de la carrera artística de Tania tiene que ver con su versatilidad. Desde la música venezolana hasta el merengue dominicano pasando por el porro y el vallenato, el son montuno, el pop, la balada y la salsa. Lo mejor es que en todas las variantes ha salido muy bien calificada por la audiencia y los medios de comunicación, quedando el éxito reflejado en los numerosos premios y reconocimientos que ha obtenido.

Su carrera profesional la ha llevado varias veces a Estados Unidos de Norteamérica, México, República Dominicana, Angola, Colombia, Puerto Rico y toda la geografía de su tierra natal, donde es muy recordada su experiencia junto a otras luminarias de la canción popular venezolana cuando establecieron el grupo “Las Grandes de Venezuela”.

Parranda en Navidad

Hay en el inmenso repertorio de Tania Salazar un tema con una singular historia. Faltaba una pieza para concluir un disco y ella, hija de margariteños, propuso una pieza del también margariteño Francisco Mata: Parranda en Navidad. Su sugerencia fue acogida, se hicieron los arreglos pertinentes y Tania grabó lo que se convertiría en un suceso discográfico y en un himno para la temporada de fin de año no solo en Venezuela sino en varios países latinoamericanos.

Habiendo arribado a los 70 años, Tania continúa activa y su voz sigue siendo reproducida en las emisoras del continente.

Su trayectoria y repertorio la convierten en una figura de permanente arraigo en el gusto y gratitud de los melómanos que ven (vemos) en ella un reflejo de lo que fue una etapa muy interesante en la radio y televisión de Venezuela, desde donde ella emergió con méritos propios.

https://www.telesurtv.net/telesuragenda/venezuela-tania-salazar–20221121-0017.html

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *