Tiempos actuales: Cuando el maltrato se volvió moneda corriente

Tiempos actuales: Cuando el maltrato se volvió moneda corriente

Angeles Balda

baldaangeles97@gmail.com
Provincia de Córdoba – Argentina
8 de diciembre de 2020

Otra cosa que debemos tener en claro es que somos ciudadanos y, como tales, no podemos esperar a que quienes están arriba miren hacia abajo y nos den lo que merecemos.

Hay que obligarlos a mirar y recordarles que todos somos iguales porque los derechos son de todos y para todos. Recordarles que están ahí arriba porque los ciudadanos los pusieron allí.

Bienvenida… Angeles Balda al Universo Digital Ecosolidario, contigo podemos construir un futuro latino americano y mundial. El Editor.

A través de este breve escrito me gustaría visibilizar cómo el maltrato hacia los demás se volvió un hecho naturalizado. Además, dejar una pequeña reflexión sobre cómo tomar el control de esas situaciones y no dejar que alguien nos maltrate.

Vivimos en un tiempo en el que el maltrato hacia los demás se ha naturalizado. El porcentaje de violencia hacia las mujeres, los niños y la población en general es cada vez más alto; tampoco podemos ignorar el maltrato hacia la flora y fauna nativa con fines comerciales.

Quien maltrata lo hace por creer que el otro es inferior, porque piensa diferente, porque se encuentra en desventaja, por un motivo o por ninguno. Se maltrata sin distinción de género, de edades, clases, nacionalidades, como también se maltrata al planeta en el que vivimos.

El maltrato siempre es dirigido hacia los más vulnerables, o a quienes se les hace creer que son más vulnerables. Quien ejerce el maltrato sobre otro, se cree superior y en ventaja con respecto a quien ofende.

Si miramos a nuestro alrededor podemos ver que las infancias de los niños están siendo destruidas por el mundo de los adultos, quienes les exigen que se adapten a las reglas y dejen de soñar, de hacer travesuras, de divertirse. Como si su inocencia fuera un pecado.

También podemos observar que las mujeres se han vuelto blanco de violencia. Por creerlas vulnerables, sensibles y del “sexo débil” reciben maltratos, utilizando además cualquier excusa para justificar la violencia.

Tenemos a los adultos mayores, los de la tercera edad, que les hacen creer que son viejos, que ya vivieron demasiado y que por eso ya no tienen derecho a reclamar.

En los tiempos de hoy, podemos observar que en general la vida de una persona, un animal o una planta ya no valen nada. Los derechos son todos vulnerados cuando aparece una suma de dinero o una ideología dominante.

Pero, eso no es lo peor. Lo peor es que los vulnerables se acostumbran a creer que sus vidas no son importantes, se consideran un número más y se olvidan que como ciudadanos tienen derechos y voz para reclamar. También se olvidan que hay grupos aún más vulnerables porque no pueden hablar.

¿Qué podemos hacer si pertenecemos a un grupo vulnerable?

Debemos levantarnos cada mañana, mirar nuestro reflejo en un espejo y repetir una y otra vez en voz alta “Yo puedo levantarme. Yo puedo vivir mejor. Yo tengo derecho a vivir tranquilo. Yo tengo derechos y nadie puede arrebatármelos”. Debemos creerlo porque en verdad es así.

Como seres humanos debemos mantener alta nuestra autoestima y tener claro los límites hasta dónde pueden llegar los demás, porque quienes nos ofenden es porque saben que dejamos un espacio para que eso suceda.

La fuerza interior de cada individuo hará que alcance una vida mejor, tampoco debemos olvidar que la unión de las fuerzas de un colectivo de individuos conseguirá construir un mundo mejor.

Otra cosa que debemos tener en claro es que somos ciudadanos y, como tales, no podemos esperar a que quienes están arriba miren hacia abajo y nos den lo que merecemos. Hay que obligarlos a mirar y recordarles que todos somos iguales porque los derechos son de todos y para todos. Recordarles que están ahí arriba porque los ciudadanos los pusieron allí.

Desde Provincia de Córdoba – Argentina, un cálido abrazo de Navidad y un 2021 lleno de éxitos para la humanidad.

Página Facebook: Angeles Balda Cuenta instagram: bal_ang.613ok

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *